Último concierto de Gerontophilia & Roses

gnr

Lo que podía haberse tildado de concierto póstumo, a tenor de la avanzada edad de estos afamados músicos, se consumó el pasado martes ante una audiencia no muy concurrida, aunque entre todos sumaban la no despreciable cantidad de 20.000.000 de años.

El evento, celebrado a la hora del té, consistió en un repaso fugaz por los mejores cuatro temas de la banda, que en su haber consta con más de ciento treinta y cuatro LP’s, treinta y siete discos de oro y dos afinadores de bronce. Fugaz en cuanto a breve, ya que en el estribillo del primer tema “Dinosaur Diatribes”, las ambulancias tuvieron más trabajo del imaginado, despejando el área de público infartado e infartante, conduciéndoles, bien a la morgue sin escalas, o al hospital de campaña instalado para tal efecto.

Ya entrados en calor en el segundo tema, el cantante y cabeza de la formación Jhonny Caderas-de-metal, se levantó milagrosamente de su silla de ruedas (con un sistema de cables, por supuesto), lo que sobrevino en una nueva oleada de ambulancias que dejó la arena prácticamente vacía. Este pequeño gesto humorístico de la banda, costó a la aseguradora del concierto la friolera de 350.000 euros en concepto de sobreexceso de envíos de ataúdes y crematorios funcionando a pleno rendimiento durante toda la tarde.

En el cuarto y último tema, y mientras las bombonas de oxígeno se apilaban en el escenario para dar vida a estos músicos, el batería interpretó su afamado solo “Cartón up&down too!”

lo que finalmente provocó una catársis senil entre los cuatro que quedaban.

Cuando aún se escuchaba el feedback de la guitarra después del último tema, los cuatro músicos (ahora tres), eran ingresados en la unidad de cuidados intensivos con pronóstico reservado.

Jorge Sonoro.