Llega por fin el esperanto core ultra metal

esperanto25 años de estudios por los 16 integrantes de esta completísima banda han hecho falta para grabar el nuevo discazo que va a romper en todas las pistas de baile así como en todos los tanatorios. La complejidad de esta obra raya en lo absurdo y a la vez en lo genial, tres cortes imaginativos que desgranan con prodigiosa habilidad este grupúsculo sin parangón.

Tirando de velocidades de 300 bpm, y esto en la balada, muchos han sido los que han querido participar de esta epopeya sónica, desde los grandes virtuosos ya consagrados, como Steve Bais, Nuno Alarihannamelaquierozumbar, y otros afamados guitarristas, hasta los grandes nuevos virtuosos de los mejores orfanatos y clases de preparatorio musical.

El nombre del disco “Devoted to complexity curtthroat bindings”, en castellano “Yo le juro que no parecía una menor”, nos ofrece 17 minutos de una sublime obra musical, con el excepcional detalle de ejecutar a base de guitarrazos al que fallara una sola nota, y este es uno de los temas que ha dilatado gravemente la grabación del álbum, puesto que se hacía todo de una sola toma y con ayuno previo para que el sonido del sudor a través de los poros, o el mero “runrun” de una digestión pesada, no se colaran por los micrófonos, todos ellos de diamante pulido, por supuesto.

El esperanto no ha sido utilizado convenientemente en el core ultra metal, por motivos bíblicos, pero a partir de ahora, estamos convencidos desde Mondongo Sonoro, que va a suponer un gran empujón a aquellas escuelas de esperanto, que reconvertidas en locutorios y tiendas de “compre oro”, dejaron la enseñanaza de tan útil y profundo idioma.

Comentario aparte la portada del disco ¡¡¡provocadora a muerte!!!

Fdo. subNórmal Duval